• En opinión de Nerea Martínez, “no es de recibo que en 2020 ni siquiera hayamos celebrado los cuatro plenos que, como mínimo, debería celebrar una Corporación municipal como la nuestra”, ha criticado Nerea Martínez, quien ha anunciado que el caso ha sido ya puesto en conocimiento del Procurador del Común. 
  • Según establece el artículo 46 de la Ley 7/1985, de 2 de abril, reguladora de las bases del régimen local, el Pleno debe celebrar sesión ordinaria como cada tres meses en los municipios de hasta 5.000 habitantes. Pues bien, tal y como explica la concejala socialista, durante el pasado año únicamente se reunieron en marzo, julio y noviembre. “Esto significa que el pasado año hemos tenido una sesión plenaria menos de lo que la normativa en vigor establece”. 
  • La edil del PSOE considera que la situación “es muy grave, pues es al Pleno a quien le corresponde el control y la fiscalización de los órganos de gobierno, es decir, que el alcalde estaría evitando dar cuenta de su gestión ante quien debe”.

Segovia, 14 de mayo de 2021.- La portavoz socialista en el Ayuntamiento de Sacramenia ha denunciado el incumplimiento de la normativa por parte del alcalde, Carlos Pascual, a la hora de convocar las sesiones plenarias ordinarias. “No es de recibo que en 2020 ni siquiera hayamos celebrado los cuatro plenos que, como mínimo, debería celebrar una Corporación municipal como la nuestra”, ha criticado Nerea Martínez, quien ha anunciado que el caso ha sido ya puesto en conocimiento del Procurador del Común.

Según establece el artículo 46 de la Ley 7/1985, de 2 de abril, reguladora de las bases del régimen local, el Pleno debe celebrar sesión ordinaria cada tres meses en los municipios de hasta 5.000 habitantes. Pues bien, tal y como explica la concejala socialista, durante el pasado año únicamente se reunieron en marzo, julio y noviembre. “Esto significa que el pasado año hemos tenido una sesión plenaria menos de lo que la normativa en vigor establece”, ha denunciado, añadiendo que “esta situación es muy grave, pues es al Pleno a quien le corresponde el control y la fiscalización de los órganos de gobierno, es decir, que el alcalde estaría evitando dar cuenta de su gestión ante quien debe”, ha lamentado la edil.

Además de incumplir lo previsto en la Ley reguladora de las bases de régimen local, ha añadido Martínez, Pascual estaría también obviando el acuerdo plenario adoptado al inicio de la legislatura, en el que se estableció que los plenos tendrían una periodicidad trimestral y que se celebrarían la última semana de los meses de marzo, junio, septiembre y diciembre, facultando al alcalde para adelantarlos o retrasarlos hasta 10 días según las necesidades de los asuntos a tratar.

En opinión de Martínez, este acuerdo, “que ciertamente aprobamos por unanimidad, quizá por desconocimiento al ser unos recién llegados”, deja al alcalde “una discrecionalidad absoluta” a la hora de convocar. Por ello, ha explicado, “en junio del pasado año pedimos que a través de un nuevo acuerdo del Pleno se fijara con exactitud el día y la hora de las sesiones ordinarias”, hecho al que se opuso Carlos Pascual, alegando lo aprobado al inicio de su mandato.

Para Nerea Martínez, el hecho de que exista un periodo de margen tan amplio para que el alcalde pueda convocar los plenos dificulta a los concejales la preparación de los mismos al no contar con una fecha concreta como en otros Consistorios, donde está fijado en día concreto, por ejemplo, el último día hábil o el último viernes del trimestre. Para la portavoz socialista en Sacramenia, “esto no es solo un agravio para los ediles de la oposición, sino también para los vecinos, que si desean acudir al pleno o defender un ruego o pregunta necesitan saber con certeza el día de la celebración”.

Para la edil socialista, este gesto del alcalde del municipio “es una muestra más del desprecio y la falta de transparencia que tiene con los concejales de la oposición”. Es su opinión, para dificultar de poder fiscalizar su gestión en las sesiones plenarias se añade el hecho de que “no da respuesta prácticamente a ninguno de nuestros escritos y no recaba nuestra opinión ni siquiera para aquellos asuntos de especial sensibilidad y relevancia para el pueblo”.