• Los socialistas detectan un descontento generalizado por la falta de comunicación y de respuestas con el Gobierno del PP; y la preocupación de varias asociaciones que acumulan deudas e impagos ante el retraso, algunas hasta cinco meses, en la firma de los convenios con el Ayuntamiento para afrontar los gastos de alquiler y mantenimiento de sus sedes.
  • Ante la decisión del PP de no convocar este mes la comisión de Participación Ciudadana, el PSOE planteará las demandas vecinales en el próximo pleno, donde también reclamará que se cumpla el Reglamento y se convoque el Consejo Sectorial de Participación al menos una vez al trimestre.

Segovia, 15 de marzo de 2024. La Casa del Pueblo, sede del PSOE de Segovia, albergó ayer una reunión de trabajo convocada por el grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Segovia para pulsar las demandas e inquietudes del movimiento vecinal de la ciudad. El propósito del encuentro era realizar un diagnóstico de la situación actual del movimiento vecinal y la participación ciudadana y puesta en común de sus intereses generales, además de conocer su valoración sobre el funcionamiento del área de Barrios (antes de Participación Ciudadana) de cara a presentar posibles iniciativas en sede municipal dirigidas al actual Gobierno del PP en el Ayuntamiento de la capital.

Nuestra portavoz municipal, Clara Martín, estuvo acompañada por los concejales Jesús García Zamora, Mayte Mañas y Miguel Merino. A la cita acudieron representantes de 13 asociaciones de vecinos y dos federaciones. En concreto, a la invitación del grupo del PSOE acudieron representantes de las asociaciones de La Albuera, el Recinto Amurallado, San Millán, San Andrés, San José, El Salvador, Santa Eulalia, Santa-Teresa Puente Hierro y Nueva Segovia. También de las asociaciones vecinales de los barrios incorporados de Zamarramala, Hontoria, Madrona y Perogordo. Y representantes de dos federaciones: la Federación de Asociaciones de Vecinos (FEDASVE) y la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos de Segovia.

Clara Martín recordó que la participación ciudadana fue siempre piedra angular de las políticas socialistas, y que el Gobierno socialista fue promotor de la creación de una concejalía específica y de diferentes herramientas para dar protagonismo a los movimientos vecinales, por su cercanía a los vecinos y por ser, en consecuencia, perfectos conocedores de sus problemas y necesidades. En este sentido, según explicó, la reunión se enfocaba a la puesta en común de problemas y demandas de las asociaciones, además de para conocer la opinión de los representantes vecinales sobre el funcionamiento de la nueva área de Barrios y las políticas de participación del Gobierno del PP.

Una de las conclusiones de la reunión es que hay un descontento general por la falta de comunicación con el actual Gobierno del PP, tanto a peticiones de reuniones como de respuesta a peticiones o demandas presentadas por escrito o sede electrónica. Mientras unos, la mayoría, llevan meses esperando ser recibidos y se sienten totalmente ignorados, otros, según dijeron, no tienen queja en este sentido (una ha sido recibida cuatro veces); lo que resulta inexplicable.

El PSOE se hizo también eco de la profunda preocupación, intranquilidad y malestar de las asociaciones que siguen pendientes de la firma de convenios con el Ayuntamiento para afrontar los gastos de sus sedes, de tal manera que acumulan ya deudas importantes (algunas superiores a los 3.000 euros después de cinco meses) tanto con los propietarios de estos locales como por las facturas de gas y electricidad. En otros casos han tenido que poner dinero de sus bolsillos a la espera, como decimos, de la firma del convenio y, en consecuencia, de la ayuda municipal, en una situación que se torna en muchos casos insostenible. A la espera de este convenio, se encuentran las asociaciones de San Andrés, Santa Eulalia, Santa Teresa-Puente Hierro y El Salvador y las dos federaciones de vecinos citadas.

Por otro lado, las asociaciones expresaron igualmente su desconcierto ante la complejidad administrativa de las nuevas bases para la concesión, por concurrencia competitiva, de las ayudas para el fomento del asociacionismo y fiestas patronales; que han suscitado numerosas dudas, muchas sin respuesta.

Más allá de que las peticiones dirigidas al equipo de Gobierno para intervenciones puntuales en los barrios caen en saco roto (como por ejemplo sustitución de mobiliario o pequeñas obras) y no tienen respuesta, según apuntaron varias asociaciones, el movimiento vecinal se mostró muy preocupado, en líneas generales, por la falta de participación en la política municipal que les ha otorgado hasta el momento el Ayuntamiento del PP.

Así, varios de los representantes vecinales recordaron que tan solo se ha convocado una reunión del Consejo Sectorial de Participación (el 22 de febrero) y, además, según comentaron, de forma irregular. Por su parte, los concejales socialistas, en nueve meses de Gobierno del alcalde Mazarías tan solo se han celebrado dos comisiones informativas de Participación Ciudadana (el 22 de enero y el 22 de diciembre). De hecho, para este próximo pleno, previsto para el 22 de marzo, el Gobierno del PP ha decidido no convocar esta comisión.

Como quiera que no se celebrará esta comisión, el grupo socialista trasladará por escrito las inquietudes y demandas de los vecinos a la propia sesión plenaria, donde también reclamará que se cumpla el Reglamento Orgánico del Ayuntamiento, que establece la convocatoria de al menos una reunión al trimestre del Consejo Sectorial de Participación Ciudadana.

La ausencia de Presupuestos Participativos para este año, la previsible imposición de las lanzaderas de autobuses al casco antiguo, la supresión del ascensor de San Millán, o la falta de cuadrillas de obras en los barrios fueron también algunos de los temas tratados en esta reunión que todos los participantes coincidieron en señalar como muy positiva y que el PSOE, en su apuesta decidida por el movimiento vecinal, volverá a celebrar en el futuro; más allá de las que mantendrá de forma individualizada con todas las asociaciones y representantes del movimiento vecinal de nuestra ciudad, que no puede ser ignorado y sí atendido de forma permanente, pues suponen un eslabón fundamental de conexión con la ciudadanía.