• El Gobierno de Mazarías descarta, como habían pedido los socialistas, incluir una nueva partida económica para ayudar a propietarios y comunidades de vecinos a dotarse del Informe de Evaluación de Edificios (IEE) y estimular, de esta manera, a la rehabilitación de edificios con criterios de eficiencia energética de más de 40 años.
  • El PSOE lamenta la doble vara de medir del PP en relación al IBI, pues sube ahora el tipo cuando gobierna (un 36,09%) mientras antes, en la oposición, exigía con insistencia su rebaja en porcentajes de hasta el 10%. Mazarías sube los impuestos (un 3,5% el IBI, un 17% la basura o un 15% el billete del autobús) mientras aumenta de forma desorbitada los gastos políticos o de representación y protocolo y estrena coches oficiales o impulsa una mudanza al CIDE que supondrá un alto coste.

Segovia, 21 de junio de 2024:  El PP ha demostrado su falta de compromiso en materia de vivienda rechazando la moción del PSOE que perseguía habilitar una línea específica de subvenciones para ayudar a los vecinos a contratar la elaboración del informe de evaluación de edificios, las antiguas ITEES. Se trata, recordemos, de una documentación que precisan por ley todos los edificios con más de 40 años de antigüedad y con la que sus propietarios pueden después acceder a ayudas a la rehabilitación, como fondos europeos gestionados por el Gobierno de España. La moción del PSOE ha sido rechazada por PP y VOX y ha sido apoyada por IU, Segovia en Marcha, Ciudadanos.

La propuesta del PSOE era clara: que el Gobierno del PP habilitase una nueva partida de al menos 400.000 euros para la elaboración de estas evaluaciones y el Libro de Mantenimiento del Edificio; del que se beneficiarían los propietarios y comunidades de vecinos de los cerca de 1.900 edificios de más de 40 años. La propuesta socialista se basaba en el éxito de convocatorias de ayudas anteriores, de los años 2021 y 2022, impulsadas precisamente por el Gobierno del PSOE en el anterior mandato, que se concretó en un gasto de cerca de 500.000 euros para unas 300 inspecciones.

Sin embargo, el PP ha rechazado la moción con unos argumentos tan pobres y frágiles que causan sonrojo, o, si se quiere, indignación ante la demanda de vecinos y profesionales detectada por este grupo municipal para que se restableciera esta línea de ayudas impulsadas por el anterior Gobierno socialista. El viceportavoz del PP y concejal de Urbanismo, Alejandro González-Salamanca, ha señalado, sin rubor, que rechazaban la moción “por inoportuna y oportunista”, señalando que ahora “no es el momento” del acuerdo, porque, según él, hay un compromiso del Gobierno del PP de incluir una partida en el presupuesto de 2025.

Lamentamos que el PP no reconozca la herencia positiva del PSOE y que no sea valiente y apoye esta moción para reconocer también la importancia y urgencia de este tipo de medidas para los vecinos de Segovia”, ha señalado la portavoz municipal del PSOE Clara Martín, que ha desmontando en una sola frase la pobre excusa del PP para no apoyar la moción socialista. “¡Si solo queremos que lo hagan! Lo pueden hacer ahora con una modificación presupuestaria o al año siguiente. Los vecinos y los colectivos profesionales reclaman esta medida. No teman votar a favor de una moción del PSOE”, ha señalado Clara Martín.

Con anterioridad, en defensa la moción, la portavoz socialista ha recordado que en 2021 y 2022 el Gobierno municipal publicó sendas convocatorias de ayuda con éxito de respuesta, y que los informes de evaluación abren la puerta a subvenciones para que los propietarios puedan cumplir la legislación y afrontar obras de modernización y consolidación de los edificios para mejorar las condiciones de seguridad, salubridad, ornato público, accesibilidad y de eficiencia energética. En este sentido, estas obras suponen un factor de dinamización del sector de la construcción y de sus empresas auxiliares, lo que supone un claro impacto para la economía local y el empleo.

Sin embargo, el PP ha decidido rechazar la moción, en una muestra más de su nulo compromiso en favor de las políticas de vivienda, como ya ha quedado demostrado en la parálisis que ha inoculado a proyectos como el PRAU de Las Lastras o el desarrollo de los terrenos del Regimiento.

 

Subida del IBI: La doble vara de medir del PP

Uno de los asuntos que ha generado más debate en la sesión se ha referido a la propuesta del Gobierno del PP de modificación de la ordenanza fiscal relativa al Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) con efectos de 1 de enero de 2025; que contempla una subida del 36,09% en el tipo en virtud de la ponencia técnica del Catastro.

El PSOE se ha abstenido en este punto (también Cs) por pura coherencia y responsabilidad, en tanto que el anterior Gobierno municipal fue quien solicitó la revisión de la ponencia del Catastro, aunque ha sido el alcalde Mazarías, a quien ahora le corresponde ejercer las tareas de Gobierno, el que ha aceptado este documento sin más consideraciones ni diálogo con el resto de los grupos municipales para poder plantear otras medidas como la aplicación de la ley de vivienda que permite incrementar el IBI a las viviendas vacías.

Ciertamente, tras el boom inmobiliario y el aterrizaje de los precios se ha producido un ajuste a la baja de los valores catastrales; de tal manera que de no modificarse el tipo, la merma de los ingresos a las arcas municipales rondaría los 5 millones de euros.

Sin embargo, los populares tienen capacidad de maniobra, puesto que el “alcalde del diálogo” antes de aceptar la ponencia de valores tendría que haber dialogado con todos los grupos municipales, tal y como ha señalado el viceportavoz, Jesús García Zamora. Si quisieran los populares, podrían tomar la decisión de no incrementar el tipo del IBI en el porcentaje ahora propuesto, en coherencia con lo manifestado cuando estaban en la oposición. El PP ha demostrado hoy que tiene una doble vara de medir, dice una cosa cuando está en la oposición y hace lo contrario cuando está en el Gobierno.

Recordemos, por ejemplo, como el PP en la oposición llegó a reclamar, a través una moción, la rebaja del IBI un 10%, porque, a su juicio, Segovia vivía un auténtico “infierno fiscal” que impedía que Segovia fijase población y fuese una ciudad competitiva.

Ahora que están en el Gobierno no aplican la receta que defendían, con insistencia, desde la oposición. Los concejales del PP José Luis Horcajo, Jesús Garrido, Azucena Suárez y Gabriel Cobos, que votaron por bajar el IBI en el anterior mandato, han levantado hoy el brazo para apoyar la subida del tipo de este impuesto, lo que ha supuesto una imagen contradictoria pero que refleja muy bien ese doble discurso del PP.

En todo caso, lo que es un hecho incontestable es que el señor Mazarías sube los impuestos (un 3,5% el IBI, un 17% la basura o un 15% el billete del autobús) mientras aumenta de forma desorbitada los gastos políticos o de representación y protocolo y estrena coches oficiales o impulsa una mudanza al CIDE que supondrá un alto coste.

En su intervención, el viceportavoz socialista ha señalado que el PP proponía un incremento del tipo de gravamen del 36,9% (del 0.4813 al 0.6550) cuando no hace ni un año que han llevado a cabo el mayor gasto municipal en retribuciones para los concejales del equipo de Gobierno (aumentando el número de liberados). “Nos traen esta subida del tipo en un momento en que los gastos corrientes de carácter superfluo e innecesario crecen para satisfacción del alcalde, como gastos de protocolo, publicidad, de viajes en comandita…”, ha dicho García Zamora, quien ha subrayado que “su política económica no es de austeridad. No es de austeridad para el equipo de Gobierno pero sí para nuestros vecinos y vecinas”.