• El PSOE confirma que la obsesión del PP por borrar la huella socialista, también en materia cultural, se puede llevar por delante iniciativas consolidadas de importante trayectoria que han contribuido a posicionar a Segovia como referente nacional.
  • El PP suprime el Encuentro de Mujeres que Transforman el Mundo y demuestra que no ha sido capaz de entender la orientación y sentido de un ciclo que buscaba visibilizar el papel transformador de la mujer, incluso con testimonios vitales de lucha por la igualdad y contra el machismo con mujeres de todo el mundo.

Segovia, 01 de marzo de 2024.- La obsesión del alcalde Mazarías y el PP por borrar la huella socialista amenaza la supervivencia de proyectos culturales de éxito y trayectoria, además de minar el prestigio de Segovia gestado en las últimas décadas por impulso del Ayuntamiento y el tejido cultural de la ciudad. Así quedó de manifiesto tanto en la última reunión del consejo sectorial de Cultura, celebrado este jueves, como, por ejemplo, en recientes decisiones, del todo incomprensibles, como ha sido la eliminación, después de once ediciones, del Encuentro de Mujeres que Transforman el Mundo, sustituido por otro ciclo que poco tiene que ver con el objetivo, esencia y formato de tenía este proyecto, auténtico referente a nivel nacional.

La reunión del consejo sectorial de cultura, donde en teoría se iban a presentar las bases reguladoras de la convocatoria de subvenciones por concurrencia competitiva, confirmó lo que el PSOE ya ha venido denunciando: la amenaza que sobrevuela a proyectos culturales de amplia trayectoria y que el Gobierno municipal del PP no tiene ninguna voluntad de proteger y preservar.

Así de las 22 entidades que en el pasado mandato tenían suscrito un convenio cultural nominativo con el Ayuntamiento, en el consejo tan solo cuatro estaban representados (gremio artesanal, asociación de libreros, academia de San Quirce y festivales). De esta manera, lo primero que cabe preguntarse, y así lo manifestó la portavoz socialista, Clara Martín, es el porqué no se había invitado a este encuentro en el Ayuntamiento a otras entidades afectadas, pese a no formar parte del consejo, para escuchar su opinión y recoger sus sugerencias. La respuesta del concejal de Cultura, Juan Carlos Monroy, fue que se les había convocado a otra reunión, para el martes día 5 de marzo.  Esta maniobra, la de dividir y no reunir a todos los afectados en un mismo foro, demuestra que al PP le importa poco el consenso. La de ayer fue, en consecuencia, una oportunidad perdida para ello.

 

Una pantomima orquestada por el PP

“Después de meses de peticiones de reunión y de reclamaciones de diálogo por parte del sector cultural, el concejal de Cultura convoca el consejo y dice es que quiere escuchar las demandas. Es la prueba evidente que para él este consejo ha sido una mera pantomima. Ha traído unas bases sobre las que no se debatió nada y sobre las cuales ni siquiera aclaró las dudas planteadas. Al PP le son indiferentes las demandas del sector”, sostiene la portavoz socialista, Clara Martín.

Preocupación, desasosiego, incertidumbre e indignación. Fueron las sensaciones que manifestaron los colectivos participantes ayer en el consejo, que, de forma mayoritaria, se mostraron reticentes al modelo planteado por el Gobierno del señor Mazarías. De hecho, en la reunión varios de los colectivos culturales expresaron de forma rotunda que no entendían el porqué se había cambiado el sistema vigente (el de los convenios nominativos y otro más de concurrencia competitiva) que era perfectamente legal y transparente y suponía un respaldo inequívoco y fundamental de apoyo a la cultura segoviana. Sin embargo, el concejal de Cultura se limitó a mezclar medias justificaciones con medias verdades, asegurando, sin rubor, que el nuevo modelo, sin género de duda, iría a incrementar la cantidad y calidad de las propuestas culturales de Segovia.

Para el PSOE, la reunión puso en evidencia que el nuevo modelo de concurrencia competitiva que defiende el PP, con unas bases que presentan importantes lagunas, con criterios de puntuación cuestionables y nada objetivos, supone un instrumento al servicio de su objetivo, que es casi una obsesión, como es borrar la huella de la gestión socialista, también en materia cultural. Esta estrategia incomprensible se puede llevar por delante proyectos culturales consolidados, de gran éxito y trayectoria, apoyados por el Ayuntamiento durante décadas y que han contribuido a consolidar el prestigio de Segovia como una ciudad de gran efervescencia cultural.

El Gobierno del alcalde Mazarías no es consciente de que se trata de proyectos de ciudad, que están por encima de cualquier interés partidista o signo político que gobierne el Ayuntamiento, avalados por la sociedad segoviana y que muchos han posicionado a Segovia en la vanguardia de la cultura de nuestro país. Con el nuevo sistema, se mezclan proyectos de envergadura con otros de ámbito más reducido y se les pone a competir entre ellos. Como se sabe, la concurrencia competitiva ya existía, aunque para entidades que promovían proyectos de menor cuantía y requerían otro tipo de financiación.

En este sentido, las bases reguladoras no limitan la cantidad que puede obtener una entidad, no diferencia los grandes proyectos de otros menores, lo que implica que habrá propuestas que se pierdan y no logren financiación.

El PSOE observa importantes lagunas e incoherencias en estas bases de convocatoria, que destina un crédito tal de 165.000 euros. Con independencia del ‘totum revolutum’ que supone que los colegios públicos también van a competir por las ayudas, llama la atención que en los criterios de valoración el mayor peso lo tenga el interés cultural del proyecto (hasta 35 puntos), algo absolutamente subjetivo, dejándolo en manos además de personas externas al propio Ayuntamiento, pues la comisión de valoración estará integrada, además de por dos técnicos del área de cultura, “por un profesional del ámbito de la gestión cultural”, del que, por cierto, se desconoce su identidad.

El Gobierno del señor Mazarías ha tomado como referencia las bases de concurrencia competitiva para proyectos culturales que ya existían y lo han modificado a su antojo. Las nuevas bases restan importancia a cuestiones como el interés social de la propuesta o la antigüedad del proyecto (apenas 5 puntos como máximo), de tal manera que su consolidación y trayectoria deja de ser clave para obtener la ayuda.

En la documentación presentada como borrador no se deja claro un aspecto clave, como el hecho que la entidad que logre la subvención vaya a tener o no que abonar tasas de ocupación de vía pública o si el Ayuntamiento le va a ceder de forma gratuita los espacios, escenarios o sillas como sí se hacía y quedaba reflejado en los convenios nominativos. Las bases no aclaran si se trata de aspectos subvencionables o no.

Por otra parte, en la reunión también expresaron su perplejidad por los plazos de la convocatoria, de tal manera que los aspirantes cuentan con 15 días para presentar los proyectos, un plazo totalmente insuficiente, mientras el Ayuntamiento cuenta con 90 días para resolver, lo que supone toda una incoherencia.

“No fueron capaces de explicar las bases ni de responder a las preguntas planteadas. Fue un paripé, una pantomima, solo se quería cubrir el expediente, sin más. Mucho nos tenemos que no van a atender las demandas de los colectivos y van a aplicar el rodillo, diciendo, falsamente, que ya han reunido el consejo y les han escuchado”, sostiene Clara Martín.

 

La supresión del Encuentro de Mujeres

En esta política de borrar cualquier huella socialista también en materia cultural, el PP no ha tenido ningún reparo en suprimir el ‘Encuentro de Mujeres que transforman el Mundo” y que en 2023 alcanzó su edición número once. Era un espacio de reflexión, debate y denuncia de la realidad de la mujer en distintas partes del mundo y desde ámbitos diferentes. Organizado por el Ayuntamiento de Segovia, reunía anualmente, y desde marzo de 2011, a conocidas activistas, muchas de ellas premios Príncipe de Asturias de Cooperación y premios Nobel de la Paz, artistas, literatas, filósofas, actrices, periodistas y corresponsales destacadas.

El “Encuentro de Mujeres’ se planteaba como un cara a cara entre una informadora y una de estas reconocidas luchadoras por un mundo más justo, mostrando la situación de la mujer y su capacidad para transformar e impulsar la sociedad; diálogos que se completaban con obras de teatro, conciertos, muestras de arte y el ciclo de cine “La mujer creadora”. Esta propuesta situaba a Segovia como un referente en la visualización del papel de la mujer en la sociedad.

El PP ha eliminado este ciclo y lo ha sustituido por otro que nada tiene que ver con aquel. Con independencia del respeto que, obviamente, nos merecen las participantes de este nuevo ciclo, bautizado solo como “Mujeres”, enfocado a ensalzar trayectorias de mujeres creadoras y emprendedoras, es más que evidente que se trata de un enfoque que se separa del que planteaba el “Encuentro de Mujeres que Transforman el Mundo”, que ofrecía una visión más amplia y, sobre todo, con el ánimo de acercar historias vitales de mujeres activistas en todo el mundo en favor de la igualdad y que demostraban su capacidad de transformación y de impulso de la sociedad. “Está claro que en la agenda del alcalde y el PP no está la lucha feminista. No se han planteado mantener la esencia del Encuentro de Mujeres y es una pena”.