• A los socialistas les preocupa que el alcalde Mazarías y el concejal de Urbanismo, el señor González Salamanca, hayan calificado el documento como una mera “declaración de intenciones” y no hayan fijado un calendario para su puesta en marcha y desarrollo.
  • El Plan de Gestión de la Ciudad Vieja de Segovia, promovido el Gobierno municipal del PSOE, es la hoja de ruta para conjugar la protección, conservación y gestión de este espacio que cuenta con un valor universal excepcional con su adaptación a las necesidades propias de una sociedad del siglo XXI.

Segovia 20 de junio de 2024. El grupo municipal del PSOE reclama al Gobierno municipal del PP un compromiso firme e inequívoco con la ejecución del Plan de Gestión de la Ciudad Vieja de Segovia y su Acueducto, un documento gestado por el anterior Gobierno socialista y que el alcalde Mazarías ha guardado en un cajón durante un año.

Como primera premisa, es falso que, como ha apuntado el Gobierno municipal del PP, que el Ayuntamiento recibiera el texto definitivo de este Plan (adjudicado en agosto del año 2022), el pasado mes de noviembre de 2023. La primera entrega del documento se hizo en noviembre de 2022. Con posterioridad, tras la revisión de los técnicos municipales, se hicieron una serie de correcciones y nuevas aportaciones, de tal manera que el Plan de Gestión fue entregado en su redacción definitiva en junio de 2023, tal y como recoge su portada.

Recordemos la polémica que se suscitó con la devolución de la subvención, de cerca de 80.000 euros. Este procedimiento ha concluido con un recurso en el Juzgado de lo Contencioso Administrativo que ha interpuesto el Ayuntamiento contra la Junta de Castilla y Léon por la inconsistencia de los argumentos para la devolución de esta ayuda; un contencioso que el alcalde Mazarías no ha hecho público porque eso supone incomodar a su jefe Alfonso Fernández Mañueco.

Lo único que ha tenido que exigir a la empresa fue la impresión del Plan de Gestión. El PP no ha hecho ni una sola aportación ni antes en la oposición ni ahora en el Gobierno municipal a este Plan. El Gobierno municipal de la anterior corporación invitó a los grupos a participar en las mesas de trabajo y debate para hacer las aportaciones que consideraran oportunas y no se obtuvo respuesta. Esto es lo que les importa al resto de grupos la protección y gestión como una ciudad viva y vivida declarada Patrimonio de la Humanidad.

Al grupo socialista le preocupa que el alcalde y su concejal de Urbanismo hayan definido el documento como una “declaración de intenciones”, lo que nos hace sospechar que en realidad su “intención” sea la de guardar en el cajón este Plan, como lo han hecho durante un año. De hecho, tampoco han querido someter el documento al debate y presentación pública en una sesión de pleno, pues fue aprobado por decreto de Alcaldía el pasado 30 de mayo.

Recordemos que fue el anterior Gobierno municipal del PSOE quien encargó la redacción del Plan de Gestión de la Ciudad Vieja y su Acueducto. No es una declaración de intenciones, sino una herramienta fundamental que debe de servir como itinerario para la planificación de estrategias que conjuguen la protección, conservación y gestión de este espacio que cuenta con un valor universal excepcional con su adaptación a las necesidades propias de una sociedad del siglo XXI.

El PSOE marcó unos proyectos estratégicos para Segovia y el alcalde Mazarías los obvia y menosprecia. Mucho se quejda de la herencia recibida pero nunca pone en valor las cuestiones positivas de esa herencia, que son muchas, entre ellas el Plan de Gestión de la Ciudad Vieja de Segovia y su Acueducto, que plantea 56 propuestas repartidas en 9 ejes.

El grupo socialista espera que el Gobierno municipal del PP se comprometa y ejecute el contenido de este Plan, que fije un calendario para su puesta en marcha y desarrollo, y tome la iniciativa para la presentación del documento ante la sociedad segoviana. El Plan debería, a juicio de este grupo municipal, ser presentado en detalle a las entidades colaboradoras y posteriormente celebrar unas jornadas abiertas a la ciudadanía para que se conozca en toda su dimensión.

Resulta también lamentable la amnesia del alcalde que, un año después de tener el Plan, gestionado por el PSOE, con el que los socialistas se volcaron, conscientes de su importancia, no mencione quienes lo promovieron y se arrogue de forma indirecta su autoría. Les gusta tanto el trabajo bien hecho que ahora se lo quieren apropiar como suyo.

Poco les importa el Plan de Gestión pues, recordemos, que en la moción presentada por el PSOE en el mes de mayo para aplicar las medidas de este documento en favor de un turismo sostenible, el PP votó en contra.

En Plan incluye 9 ejes de actuación, con medidas concretas como la investigación del patrimonio de nuestra ciudad, el fomento del uso residencial de los edificios, la rehabilitación urbana con medidas como las ITEs, la regulación de las viviendas de uso turístico, un programa de educación y patrimonio, la creación de comunidades energéticas para la ciudad histórica, entre otras.

Desde el grupo socialista animamos a crear el órgano de gestión del Plan y un observatorio para el grado de cumplimiento. También invitamos a que se retomen acuerdos-Marco, como el propuesto con el Ministerio de Cultura para el Acueducto, que rechazó la Junta de Castilla y León. El Plan de Gestión debe remitirse al Ministerio y posteriormente a la UNESCO. Tiene una caducidad de 5 años, con lo que el Gobierno municipal no puede ponerse de perfil y someter al Plan a dormir el sueño de los justos.

La descripción del Plan como una “declaración de intenciones sin vinculación normativa” demuestra el grado de implicación que tiene el PP, que, mucho nos tememos, no van a considerar este documento como de ejecución prioritaria para nuestra ciudad, demostrando así el escaso interés que tienen por la conservación de los valores universales excepcionales que hicieron que Segovia fuese declarada Patrimonio de la Humanidad y de mantener la esencia de una ciudad viva de cara al futuro.

Tal y como ha demostrado el alcalde en sus declaraciones de ayer su única preocupación es abrir la oportunidad a los inversores turísticos dejando de lado la atención a la ciudadanía y al patrimonio histórico que es de todos.