• El próximo curso académico marcará el debut de la nueva Prueba de Acceso a la Universidad (PAU), fruto del esfuerzo colaborativo entre el Ministerio de Educación, liderado por la socialista Pilar Alegría, los docentes, los estudiantes y universidades. A pesar de los intentos del PP de dinamitar el consenso educativo con el anuncio de una prueba única inviable que solo busca la confrontación y titulares de prensa sin ninguna intención real de mejorar la educación. 
  • Para alcanzar este modelo inclusivo, con una estructura y características comunes, criterios de evaluación uniformes y, por primera vez, criterios de corrección mínimos comunes para todo el territorio nacional, han sido necesarias más de 200 reuniones del Ministerio con la comunidad educativa y una prueba piloto en la que participaron 50 centros educativos de diversas comunidades. 
  • Sin embargo, el PP decidió una vez más romper los consensos, y abandonar los grupos de trabajo, prohibiendo que las comunidades autónomas bajo su gobierno participaran en dicha prueba. Una decisión que deja patente la clara falta de interés del PP por alcanzar un acuerdo en una materia tan crucial como la educación, poniendo en peligro a los estudiantes españoles y segovianos ya que implementar una prueba única no resolvería las supuestas diferencias entre comunidades. El PP durante años ha manipulado y engañado a la opinión pública con una EBAU única y ahora se demuestra que no es posible y que solo proponen alguna pauta común.

Segovia, 02 de julio de 2024: El próximo curso académico marcará el debut de la nueva Prueba de Acceso a la Universidad (PAU), fruto del esfuerzo colaborativo entre el Ministerio de Educación, liderado por la socialista Pilar Alegría, los docentes, los estudiantes y universidades.

Para la senadora socialista segoviana, Lirio Martín, se trata de un “nuevo modelo del que el Partido Popular, como nos tiene acostumbrados, no ha participado, pese al esfuerzo de todos los agentes implicados”.

Para alcanzar este modelo inclusivo y equitativo, con una estructura y características comunes, criterios de evaluación uniformes y, por primera vez, criterios de corrección mínimos comunes para todo el territorio nacional, han sido necesarias más de 200 reuniones con la comunidad educativa y una prueba piloto en la que participaron 50 centros educativos de diversas comunidades.

Sin embargo, el PP decidió una vez más romper los consensos, y abandonar los grupos de trabajo, prohibiendo que las comunidades autónomas bajo su gobierno participaran en dicha prueba.

“Una decisión que deja patente la clara falta de interés del PP por alcanzar un acuerdo en una materia tan crucial como la educación, poniendo en peligro a los estudiantes españoles y segovianos ya que implementar una prueba única no resolvería las supuestas diferencias entre comunidades, sino que las agravará de forma perversa. De esta manera se rompe el sistema de oferta universitaria autonómica, puesto que las notas del expediente académico de Bachillerato, que constituyen el 60% de la calificación final, seguirían variando entre centros educativos”, ha manifestado Martín.

Si las comunidades autónomas, como Castilla y León, al diseñar sus pruebas incluyen contenidos propios, los alumnos podrían enfrentarse a exámenes que no reflejan lo que han estudiado en su región, lo que compromete su preparación y equidad en el acceso a la educación superior. Esta situación no solo afecta el rendimiento académico, sino también el futuro de miles de jóvenes, quienes dependen de un sistema de evaluación justo y coherente.

A pesar de los numerosos esfuerzos para integrar a todas las partes implicadas, el PP optó por desmarcarse, presentar una propuesta inviable y fuera de tiempo, que no cuenta con el beneplácito de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas.

 

El PP busca titulares de prensa en detrimento del futuro de los estudiantes

En palabras de Martín, “una vez más el PP lleva a cabo una maniobra política destinada a generar confrontación y titulares de prensa, sin ninguna intención real de mejorar la educación. La insistencia del PP de resucitar la derogada LOMCE, que provocó un rechazo social masivo, pone de manifiesto su desconexión con la realidad educativa actual”.

El PP, incluso cuando gobernó con mayoría absoluta, nunca implementó una EBAU única porque eran conscientes de su inviabilidad. Ahora, pretenden utilizar esta propuesta como un instrumento político, sin considerar el impacto negativo que puede tener en la vida de miles jóvenes españoles y segovianos.

El Tribunal Constitucional fue el que dictaminó que corresponde al Gobierno diseñar una prueba con una estructura y parámetros comunes, pero la concreción de los contenidos es competencia de las comunidades autónomas. La Ley Orgánica de Educación (LOE), asimismo, establece que el currículo de Bachillerato se conforma con enseñanzas mínimas fijadas por el Ministerio, representando el 50% de los contenidos en comunidades con lengua cooficial y el 60% en aquellas sin lengua cooficial. El resto lo determinan las propias comunidades.

En definitiva, la nueva PAU del Ministerio representa un esfuerzo significativo por unificar criterios dentro del sistema educativo español, a pesar de los intentos del PP por dinamitar el consenso educativo que tanto trabajo ha costado, con una prueba única que perjudica a los intereses de todos los estudiantes. El PP durante años ha manipulado y engañado a la opinión pública con una EBAU única y ahora se demuestra que no es posible y que solo proponen alguna pauta común.